ANUNCIO

Juegos de Muñecos de Nieve

Construir un muñeco de nieve es relativamente sencillo, pero da su trabajo. Formar las distintas partes que componen el cuerpo a base de acumular nieve en forma de bola. Ponerlas una encima de la otra. Pasarse el rato hurgando en el desván a por la bufanda, la pipa y el sombrero que le darán cierto aspecto señorial. Arrancar varios botones de la chaqueta de tu abuela para los ojos. Y convertir la zanahoria de la ensalada en una nariz. Tras una labor tan ardua uno se queda todo decepcionado de que el muñeco de pronto no cobre vida y haga algo más interesante que estar ahí plantado. Para eso mismo existen los juegos de muñecos de nieve, un universo paralelo donde estas criaturas destinadas a convertirse en H2o sí van más allá de la pose estoica. Los hay que se esconden para que los encuentres. Que van al médico. Que luchan contra pingüinos. E incluso tenemos una familia formada toda ella por muñecos den nieve. ¿No es increíble? Casi tanto como la sección de juegos de muñecos de nieve misma.